DETALLES DE CENTRO HABANA

Centro Habana es un municipio ubicado en la parte norte y central de la provincia de La Habana. Como su nombre lo indica, es La Habana del centro, no es la vieja Habana, ni la moderna, es la ciudad intermedia, la ciudad de transición.

Centro Habana tiene una extensión territorial de 3,42 kilómetros cuadrados lo cual representa sólo el 0,47 % del territorio de toda la provincia de Ciudad de La Habana, siendo el más pequeño de los quince municipios que integran la provincia y a la vez el más densamente poblado. Es un territorio totalmente urbanizado, contando con 514 manzanas y muy pocos espacios libres.

  1. Calle de la Amistad: desde Trocadero hasta la Calzada del Monte. Se trazó en 1735 con otro rumbo hasta 1818, año en que se poblaron las tres manzanas más próximas a la Calzada del Monte.
  2. Calle de los Ángeles: En 1861 se propuso su rectificación para que continuara con la de la Florida pero no tuvo efecto. Se llamó también de las Valencias, por la loma que se forma hacia la calle del Águila y de los Corrales, por los corrales de ganado formados en la ladera de dicha loma.
  3. Calle de Escobar: Don José María Escobar vivió en la casa de recreación que fabricó el Presbítero Dr. Casimiro de Arango. Esta casa tenía hermosos jardines con estatuas y era muy celebrada. También se llamó de Matamoros y de San Andrés.
  4. Calle del Indio: Se llamó también de la Peña Blanca del Indio porque en su comienzo había una elevación del terreno que se llamó la Peña Blanca y Calle Alta en 1750. Tomó el nombre del Indio por Don Tomás Curiel, indio de Puebla de los Ángeles que fue Gobernador del Morro.
  5. Calle de Lealtad: Se llamó de Leal por la familia de este apellido que vivió en ella y varios miembros de la ella fueron escribanos. En 1784 existía la Pulpería Leal.
  6. Calle de la Maloja: Se llamó de la Seiba en 1819. El nombre se le dio porque en la esquina de Águila se vendía maloja, como punto que era de tránsito de caballería del campo. Domingo del Cristo, que era cadete era quien la vendía.
  7. Calle de Manrique: El nombre de Manrique se le puso por el presbítero Don Dionisio Manrique, natural de Matoles en España, cura vizcaíno, juez eclesiástico de la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria de San Felipe, y Santiago.
  8. Calle de San Nicolás: Tomó el nombre de la iglesia así llamada que está en esa calle, en un tiempo se llamó de Cayetano y también del Caño.
  9. Calle de los Sitios: Se llamó Cerrada de los Sitios de San José, porque guiaba al punto así llamado, que estaba al final de la calle en el placer de Peñalver. Se nombraba sitios de San José porque los dueños de este punto, lo tenían abandonado y dejaron establecerse en él formándose sitios o conucos a varios negros libres.

El clima es tropical con una estación de seca y otra de lluvia; sus temperaturas son altas de 24 a 27 grados centígrados, es determinante la gran radiación solar que incide sobre la superficie produciendo cambios de temperatura en ella, isla de calor. El comportamiento de las precipitaciones es de 1 200 a 1 400 milímetros.

Es afectado por el viento del nordeste y del norte con la entrada de los frentes fríos que producen las lluvias ácidas; mientras que en la costa afecta la brisa y el terral. Durante el verano, es afectado por los ciclones tropicales y huracanes.

Las rocas son de tipo calizas- coralinas, arrecifes, margas, areniscas, calizas, arcillas, conglomerados y carbonatadas. El Carso es llano litoral y con fenómenos cársicos superficiales menos frecuentes. Las costas son dentadas, abrasivas y abrasivas acumulativas. Los suelos son de los tipos fersolíticos-pardos-rojizos, húmedos, carbonatados, carbonatados-arcillosos y esqueléticos, ferrolíticos rojos sobre calizas y cenagosos transformados en su mayoría, por el hombre.

La vegetación es seminatural secundaria, comunidades de herbazales con aislados arbustos ceibas, majaguas, entre otros, de origen antrópico 97%. La fauna es de insectos, reptiles, roedores, gorriones y otros no tan abundantes.

El territorio cuenta con dos importantes hospitales, uno de ellos, el municipal Freyre de Andrade conocido por Emergencias, que fue establecido en 1920, ubicado en la Avenida Salvador Allende antigua Avenida Carlos III.

El otro hospital es el Hospital Hermanos Ameijeiras inaugurado en 1982. En este hospital se realizaron los primeros trasplantes de corazón efectuados en Cuba.

También se encuentran en Centro Habana el Instituto de Higiene y Epidemiología y la Empresa de Productos Biológicos Carlos J. Finlay y Zoonosis. El municipio cuenta con cinco policlínicos, una clínica estomatológica, una unidad de Higiene y Epidemiología, un hogar materno, cinco casas de abuelos, una clínica del dolor y un Centro Geriátrico.

Centro Habana cuenta con diferentes instalaciones culturales como: una escuela de arte (Música Amadeo Roldán), la Casa Museo José Lezama Lima, lugar donde vivió el conocido autor de la novela Paradiso durante 47 años, se conservan objetos personales de Lezama. Museo de referencia para el visitante. Casa Municipal de la Cultura “Joseito Fernández", antigua residencia donde habitó por muchos años la familia de Alfredo Hornedo. En esta edificación radica la Galería "Frida Kahlo"]] exponente del trabajo aficionado. La Sociedad Económica de Amigos del País, una de las instituciones más antiguas de Cuba, donde radica el Instituto de Literatura y Lingüística. Posee una biblioteca con documentos históricos de gran valor. La Biblioteca Municipal María Villar Buceta contiene documentos y libros para el servicio y el uso de toda la población. El municipio posee, actualmente, tres teatros: el América en Galiano, el cine-teatro Astral y el Gran Teatro de La Habana hoy nombrado Teatro Alicia Alonso.

La presencia en el territorio de la cultura de origen hispánico tiene su expresión en diversas sociedades españolas, representativas de diferentes regiones de España, cuyos naturales y descendientes mantienen viva esta cultura.

Lo mismo pasa con la cultura china, ha incidido grandemente en la cultura nacional por sus costumbres y tradiciones, tales como la celebración de las distintas fiestas lunares, las comparsas chinas, el arte culinario y sus sociedades de recreación.

Centro Habana celebra la Semana de la Cultura “Día del Centrohabanero" del 4 al 10 de julio. También las autoridades locales instituyeron la medalla Torreón de San Lázaro, que se entregó a personalidades cubanas o extranjeras que contribuyeron al mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes. Manifestaciones de la cultura.

Instituciones y personalidades El auge de lo vernáculo, de la Cubanía, se desborda con la despedida del régimen colonial español, con todas sus restricciones e inhibiciones culturales.

Aflora con más fuerzas que nunca el ajiaco que durante siglos se estuvo cocinando y que tiene en principio elocuentes expresiones en el teatro Alhambra.

Durante las tres primeras décadas del siglo XX el Alhambra y toda la red de teatro y espectáculos dan rienda suelta a la representación de hechos cotidianos y tradiciones que son acogidas con mucho agrado por el público.

El teatro vernáculo se convierte en gran medida en el centro de la actividad cultural, absorbiendo a virtuosos artistas e intelectuales procedentes de otras manifestaciones.

Personalidades de la talla de los Robreños, Gustavo Sánchez Galarraga, se involucraron directamente en el quehacer del teatro vernáculo, se le unieron igualmente músicos como: Jorge Anckermann, Ernesto Lecuona y Gonzalo Roig. La ambientación del escenario y el montaje coreográfico también cuentan con el aporte de talentosos especialistas, decoradores y pintores.

La danza por su parte, con hermosas vedettes y coristas, tanto en los grandes teatros como en los cines y cabaret, hizo las delicias, sobre todo para los hombres.

La literatura siempre fue muy fuerte en el territorio centro habanero, grandes exponentes de la misma nacieron en nuestra localidad. Muchos de nuestros periodistas, historiadores e investigadores tienen este tema como motivo de investigación profunda.

Muchos artistas que llegaron a la capital recurrieron a las edificaciones que se construyeron, se alquilaron o establecieron definitivamente, mientras sus viviendas se convirtieron en focos culturales y enriquecieron el quehacer cultural del entorno.

La Región o el Regional de Centro Habana era mucho más grande que el actual municipio y se componía de varios seccionales. En 1976, al adoptar la república una nueva división político- administrativa, la Región de Centro Habana se propone dividir en dos municipios que se denominarían Centro Habana Norte y Centro Habana Vieja, además de ceder el barrio de Atarés al nuevo municipio del Cerro. Finalmente, la Ley 1304 que estableció los nombres definitivos de los municipios los denominaría Centro Habana y La Habana Vieja.

El nombre del regional creado en 1963 se debe a que ese territorio forma parte del centro tradicional de la capital cubana y a la vez es su principal centro comercial y de servicios lo cual es válido para el nuevo municipio surgido en 1976.

Uno de los cambios importantes acaecidos a fines del siglo XVIII lo fue sin lugar a dudas, el desarrollo urbanístico de extramuros.

Antiguamente la adjudicación de propiedades por el cabildo se hacía muchas veces sin límites exactos ni medidas. Debido a la poca población y la abundancia de tierras, no se requería tampoco de muchas precisiones.

Sin embargo, en la medida que se incrementa la población, mucha gente humilde y sin recursos, incluyendo a los negros horros, se van asentando ilegalmente, no siempre en egidos, pero tampoco sin que se les pudiera echar oficialmente. Se combinaban así en los arrabales de extramuros, una población heterogénea, de múltiples procedencias y orígenes étnicos.

No obstante, los planos antiguos de La Habana reflejaban como ya en el siglo XVIII las parcelaciones invadían el área aledaña al originario San Cristóbal y se veían las pequeñas e irregulares casitas de embarrado y guano, que desde 1756 partían de la iglesia de Guadalupe, para dar origen a su antiguo barrio del mismo nombre.

Guadalupe se formó a la sombra de una pulpería y taberna. A las anteriores edificaciones se les agregaban una parte del Campo de Marte (hoy Parque de la Fraternidad) y algunos corrales de reses que daban a la Calzada de Jesús del Monte. Colindaban con la parte septentrional de Jesús María dividido por el manglar.

La Calzada de Jesús del Monte era para esta época zona de fondas y posadas y otras ventas. En realidad, la ermita de Guadalupe tiene una construcción más temprana a la fecha que sitúa Pérez Beato, pues según referencia obtenida en los legados y lo del arzobispado de La Habana, ya en 1716 aparecen realizándose obras de mampostería, lo cual indica la existencia de otra ermita de embarrado y guano con anterioridad a esta fecha y por ende de un caserío.

La visita pastoral del Obispo Morel de Santa Cruz en 1762-63, la sitúa en el callejón del suspiro y la calle Águila. Este primer barrio creció con las limitaciones propias que le impusieron las necesidades militares de la ciudad a esta zona.

Casi al unísono, aparecieron las primeras casitas de tejas propiedad de Francisco Pico en un ángulo de las tierras que hoy constituyen la intersección de las calles Prado y San Rafael Cabe decir que el proceso de urbanización se inició en el centro sur de la villa, extendiéndose mayormente hacia el sur bordeando el camino de Jesús del Monte (actual calzada del 10 de octubre) y en dirección de la Zanja Real.

En esta parte sur de extramuros, su cercanía al mar y la necesidad de mantenerla despejada para garantizar la visibilidad y maniobra frente a cualquier ataque de escuadras enemigas, limitaba las posibilidades constructivas en esta faja por este período.

Por esto los terrenos distribuidos u otorgados para labrar estancias y huertas se mantuvieron sin afectar hasta bien entrado el siglo XVIII, por lo que el proceso de urbanización fue lento y atrasado para extramuros en comparación con territorios más alejados, siempre con las dificultades propias que comportaba el uso militar de parte de esta zona.

No se pueden obviar, por lo tanto, los efectos que desde 1739 daba a la ciudad la guerra declarada por Inglaterra a España, ya que, por este motivo a partir de 1740, los terrenos extramurales se cubrieron de fosos y estacadas, así como obras de carácter militar para la defensa de la ciudad, convirtiéndose esta área en una zona polémica, donde quedó terminantemente prohibido todo tipo de construcción sobre todo hacia el norte.

En la capital habanera se desarrollaba un acontecimiento defensivo que comenzó con la utilización del Campo de Marte (hoy Parque de la Fraternidad) como lugar de entrenamiento militar donde más tarde se establecería la Escuela española de Artillería.

Poco tiempo después de iniciar Carlos III su reinado y ser firmado en 1762 el conocido Pacto de Familias entre España y Francia, de nuevo se rompieron las relaciones británico- españolas.

En 1762 los ingleses le declararon la guerra a España y las operaciones se trasladaron a las colonias, especialmente a Cuba atacando y ocupando La Habana por un periodo de once meses, de agosto de 1762 a julio de 1763.

De esta ocupación el saldo positivo fue la aplicación de una nueva política económica, que estableció un intercambio comercial con sus colonias mucho más ventajoso que el español, bajo el monopolio de la Real Compañía de Comercio. De hecho, el capital habanero obtenía más beneficio.

No obstante, este auge mercantil, el mismo no resultó positivo para toda la población y en especial la de extramuros, solo incidió en particular, sobre el grupo aristocrático habanero, mientras tanto en la zona aledaña crecían sus primeros núcleos urbanos y continuaban la explotación de sus estancias, huertas, canteras y árboles maderables, entre otros renglones.

Todavía en 1769- 1771 en época de Bucarelli, cuando se establecían divisiones territoriales más precisas en Intramuros, mucho más definido urbanísticamente, Extramuros era considerado zona rural dividida en capitanías pedáneas.

Así se arriba en 1774, al gobierno del Marqués de la Torre, en el cual no solo hubo preocupación por mejorar las capacidades defensivas de La Habana, sino que se operaron cambios en el ornato público, se crearon instituciones para elevar el nivel cultural de la más selecta aristocracia habanera y se construyeron lugares de esparcimiento, mientras que en el orden económico se decretó la introducción de una serie de productos a España, que aumentó el movimiento de barcos y el incremento del comercio exterior.

En 1778, el Padrón general de la Isla de Cuba aportó datos de otro barrio extramural, San Lázaro, entonces partido pedáneo del mismo nombre, cuyo núcleo principal se localizaba aproximadamente a una legua de la ciudad, al norte de la Zanja Real hasta la caleta del mismo nombre, en el cual estaba el llamado Barrio de los Barracones.

Límites

  • Norte Litoral del Estrecho de La Florida
  • Este Municipio La Habana Vieja
  • Sur Municipio Cerro
  • Oeste Municipio Plaza de la Revolución

Coordenadas

  • Latitud 23.134641518873153
  • Longitud -82.36847565

Hostales

Obteniendo Algunos Hostales que te pueden Gustar
Ver más hostales en este municipio
Realizar Pedido 0